¡Bienvenidos a nuestra nueva web! Envíos gratis por compras mayores a S/. 80.00

Heridas emocionales de la infancia

 

Bienvenidos mamitas y papitos al MIMIBLOG de hoy. En el artículo de hoy les hablaremos sobre las heridas emocionales que se producen durante la infancia.

Todos crecemos y creamos vínculos en una familia; así aprendemos a expresar nuestras emociones, también a recibir y responder a las de otros. Y depende de nuestro bienestar emocional el cómo lo aprendemos.

¿Qué son las heridas emocionales?

Nuestra personalidad y comportamiento es moldeada con cada experiencia que vivimos, los padres aquí son fundamentales, si fallan, dejan heridas. Es difícil percatarnos que experiencias nos afectan de nuestra infancia, tendemos a protegernos asumiendo que ya las superamos y las minimizamos en nuestra vida para evitar el dolor.

Esto en definitiva afecta a nuestras relaciones, y buscaremos lo que tanto nos faltó en nuestra infancia, y esto lo haremos incluso sin darnos cuenta, soportando abusos para no revivir el dolor de perder. Nos mantenemos vigilantes debido al miedo constante. Al ser expuestos a situaciones dañinas de forma cotidiana no nos percatamos, ya que se muestra normal. Al crecer con miedo vivimos a la defensiva, o necesitamos de alguien buscando seguridad.

¿Cómo prevenirlas?

Las heridas profundas que se generan en nuestra infancia nos hace desarrollar creencias para sobrevivir; estos no son pensamientos que concluyen en que nuestros padres no saben cómo controlar o dirigir su ira, en lugar de eso estos pensamientos son: “Como soy malo, papá y mamá gritan, seré bueno para que me quieran”. Hay que ponernos en el lugar del niño, como padres nosotros debemos proteger, alimentar y quererlos incondicionalmente. Al no ser así, nuestros hijos pueden sufrir un daño físico o emocional que podría ser permanente.

El miedo al abandono, el rechazo, las desvalorización, la desconfianza, el sentimiento de injusticia, son heridas que influenciarán nuestros sentimientos, decisiones y acciones. Como cualquier herida, si se toca, provoca reacciones exageradas y descontroladas. Entrar en crisis, bloquearse, sentir ansiedad o culpa, querer huir es frecuente, y ponemos en práctica las estrategias aprendidas cuando niños.

Cerrando las heridas

Por ejemplo: Si una persona que fue abandonada cuando niño le dice a su pareja que necesita recibir algo diferente, y su pareja le dice “no puedo”, esta persona tratará de aferrarse a su pareja aceptando sus términos así no le satisfagan, tratará de enmendar lo que cree hizo mal, para que no le dejen, dejando que sus emociones condicionen a sus decisiones.

Para poder superarlo, se requiere de trabajo personal, constancia y ayuda profesional. Es muy importante tomar conciencia de cuál es nuestro “nudo” y de cómo reaccionamos a estas situaciones que nos movilizan. Reconozcamos nuestros nudos y mantengamos consistentes las creencias construidas para sobrevivir.

Beneficios de una buena salud emocional

Podemos reaprender formas de responder; necesitamos volver sobre nuestros recuerdos y reinterpretarlos. Imaginemos al niño que fuimos, conectémonos con sus sentimientos, hagámonos cargo de él y preguntémonos, ¿Qué necesitaba? Confiemos en nuestras capacidades para hacernos cargo de nosotros y para relacionarnos.

Siendo padres es vital reflexionar sobre cómo nos acercamos a nuestro niño, qué relación queremos construir, si satisfacemos sus necesidades y si le brindamos la seguridad que necesita. Conociendo las repercusiones de nuestro estilo de crianza, tenemos la responsabilidad de ser la mejor representación de nosotros mismos en la tarea más importante de nuestras vidas.

Fuente: Mis Primeros Tres
https://misprimerostres.org/categoria/acompanamiento-6-a-8-meses/heridas-emocionales-de-la-infancia/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar

Ingresar

Cerrar

Carrito (0)

Cart is empty No hay productos en tu carrito

Mimi

Por que nadie mima mejor que MIMI a tu bebe



Te informamos que usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Conoce más, leyendo nuestras Políticas de Cookies. ¿Que cookies desea que utilicemos?