¡Bienvenidos a nuestra nueva web! Envíos gratis por compras mayores a S/. 80.00

¿Por qué no debo comprar un andador a mi bebé?

 

¡Bienvenidos, papitos y mamitas! En el MIMIBLOG de hoy les contaremos las razones por las cuales debemos evitar comprar un andador para tu bebé.

No se trata sólo de elegir el mejor pañal o limpiarlo con las toallitas húmedas más suaves. El cuidado de tu bebé se extiende a las actividades de estimulación y a todo el amor que puedas darle. Comprar un andador puede ser perjudicial para su desarrollo y salud. A continuación, te explicamos a mayor detalle esta situación.

Razones para no comprar un andador para tu bebé

Desde Mimi desaconsejamos por completo el uso de andadores. Esto se debe a la principal consecuencia de su uso:

Afecciones motoras

Los andadores retrasan y alteran el desarrollo de sus habilidades motoras. Muchas personas piensan que estos ayudan a los niños a caminar y a mantenerlos seguros, sin embargo, lo que ocurre realmente es todo lo contrario; provoca caídas y lesiones como traumatismos craneoencefálicos, lesiones cutáneas, fracturas y lesiones dentales.

Para que el niño aprenda a caminar, el mejor lugar para empezar es el suelo. Gatear es lo mejor para el bebé, así gana fuerza muscular, aprende a coordinar, mejora su equilibrio, y sobre todo le da más seguridad para pararse y lograr caminar. Además, ayuda a que desarrollen su orientación espacial y la coordinación motora, que les favorece a la independización y contribuye al desarrollo de su motricidad fina (básica para desarrollar la lectoescritura).

El desarrollo psicomotor se promueve permitiendo a los niños madurar a su propio ritmo. Tu bebé debe explorar activamente su entorno, seguro y consciente del espacio, así se desarrollará adecuadamente. Solo necesita ser respetado, querido y reconocido en sus logros. Favoreciendo así, su salud, equilibrio y habilidad motora, brindándole la posibilidad de conocer mejor sus límites y destrezas, y que genere mayor confianza para tomar decisiones.

Recomendaciones

  • Coloca a su alcance materiales simples para que explore, gatee o trepe. podrían ser cojines o cajas; no lo incites a cogerlos ni se los des, el tiene que llegar a ellos.
  • Cárgalo solo si él quiere.
  • No lo pongas en posiciones que no haya logrado.
  • Que utilicen ropa cómoda y mejor si están descalzos.
  • No uses andadores, les fuerza a posturas no elegidas.

Recuerda que, como adulto, nuestro rol debe ser el de acompañar de manera permanente, con la mirada atenta, conversando; logrando la figura de apego seguro que brinda protección y confianza; sin intervenir.

Fuente: Mis Primeros Tres

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar

Ingresar

Cerrar

Carrito (0)

Cart is empty No hay productos en tu carrito

Mimi

Por que nadie mima mejor que MIMI a tu bebe



Te informamos que usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Conoce más, leyendo nuestras Políticas de Cookies. ¿Que cookies desea que utilicemos?