¡Bienvenidos a nuestra nueva web! Envíos gratis por compras mayores a S/. 80.00
posparto etapa no muy feliz

Posparto: todo lo que no sabías de esta etapa

La maternidad viene acompañada de cambios físicos y mentales que duran toda la vida, no solo las seis semanas posteriores al parto, que es la definición clínica del periodo de posparto. Entonces, para profundizar en esta fase, te invitamos a leer la guía del posparto: todo lo que no sabías sobre esta etapa.

Malestares físicos comunes durante el posparto

No queremos asustarte pero tampoco que esto te tome por sorpresa. Si estás bien informada puedes prepararte para el posparto, reconocer los malestares y saber cómo actuar. Esto te ayudará con la ansiedad y la incertidumbre. ¡Así que aquí vamos! Desde el punto de vista corporal, es posible que experimentes:

  • Dolor en el periné o perineo:

Lo que más te dolerá será el trasero, no la vagina. Entre el estiramiento, el pujar y la dilatación de la zona vaginal, tu perineo, es decir, la zona entre la vagina y el ano, puede sentirse maltratado.
Tip: Utiliza compresas de gel para aliviarte, las puedes usar frías o calientes.

  • Hemorroides:

Puede que te salgan hemorroides. ¿Es bonito? No. Pero tenemos que decirlo. El estrés de llevar y dar a luz a un bebé puede hacer que las venas del ano o de sus alrededores salgan y te molesten.
Tip: Sumérgete en un baño de asiento o usa una crema de venta libre para este problema.

  • Tendrás una menstruación larga:

Los loquios (o lochia) son el sangrado posparto y pueden fluir hasta seis semanas. Las pantys para la menstruación están elaboradas de una tela que repele la humedad, absorbente e hipoalergénico, por lo que podrás mantenerte fresca y seca. Si no quieres usar este tipo de ropa interior, puedes usar las tradicionales toallas higiénicas.
Tip: Evita los tampones ya que pueden irritar el tejido vaginal.

  • Tendrás contracciones o entuertos:

¡No te asustes, esto es bueno! Las contracciones ocurren porque tu útero vuelve a su tamaño normal. Espera este efecto cuando estés alimentando a tu bebé porque una sustancia química liberada durante la lactancia es la responsable de que ocurran.
Tip: Consigue una almohadilla térmica para que te la coloques tibia sobre el vientre.

  • Tendrás miedo de evacuar:

Es normal que sientas miedo de evacuar cuando te duele la parte baja del abdomen. Puedes estar segura de que no será tan malo como te imaginas.
Tip: toma mucha agua y come alimentos ricos en fibra.

  • La herida de la cesárea ¡duele!:

La cesárea es una operación importante, así que es de esperar que te duela mucho. Tómate los analgésicos que te recete el médico (son seguros, incluso si estás lactando) y haz presión con tus manos sobre la zona cuando tosas o te rías.

  • No tendrás leche de forma inmediata:

No te asustes. Durante uno o dos días, tu cuerpo produce calostro, un líquido altamente concentrado compuesto por anticuerpos. Ten paciencia y prepárate porque cuando te suba la leche a las mamas, estas aumentarán unas cuantas tallas porque la producción y el suministro de leche no se detendrá.

  • Te dolerán y arderán los pezones:

Poner repetidamente los pezones en la boca húmeda del bebé puede hacer que se resequen y se agrieten, lo que equivale a un dolor parecido al que genera una quemadura.

Tip: Aplica una gota de aceite de oliva o una crema para pezones de venta libre después de cada toma y llama a un especialista en lactancia si el dolor persiste.

  • Te despertaras con las mamas inflamadas:

¡Aleluya! El bebé empezó a dormir toda la noche. Lástima que nadie se lo dijera a tus senos, que preparaban la leche para las horas normales de alimentación. Extrae la leche con un sacaleches o a mano, pero solo la cantidad suficiente para que estés cómoda. Si desinflas los senos por completo, tu cuerpo seguirá produciendo leche en ese momento.

  • La leche sobrante puede atascar los conductos que canalizan la leche hacia el pezón:

Esta condición provoca un bulto doloroso, y podría convertirse en una mastitis, una dolorosa infección. Haz que el bebé se alimente del lado con obstrucción mientras masajeas la mama. Para evitar futuros atascos de leche, alimenta a tu bebé cuando le corresponda, no te saltes las tomas.

madre en el posparto paseando al bebé

¿Crisis de identidad en el posparto?

Sí y es normal. El cambio de identidad que experimentan las madres primerizas puede ser desorientador, ligeramente aterrador y agridulce.

Es un cambio enorme y, de acuerdo con los especialistas, es análogo a la pubertad. Al igual que un niño evoluciona hacia la adolescencia y la edad adulta, hay un periodo de transformación del cuerpo y de cambios hormonales que experimenta una mujer cuando se convierte en madre.

Además, hay una transición de identidad: pasas de ser el centro de todo, a despertar y darte cuenta de que eres responsable y estás enamorada de un ser humano dependiente, quien a su vez ahora dirige tus horarios y acciones.

¿Qué puedes hacer para encontrarte contigo misma en el posparto?

Escribe todo lo que te resultaba placentero antes de la maternidad, lo que te hacía sentir equilibrada y bien. A continuación, coloca esta lista en la puerta de la refrigeradora para tenerlas presente y, apenas puedas, retomarlas poco a poco. Puedes incluir al bebé en algunas de ellas o volver a hacerlas sola mientras tu red de soporte (papá, abuelos y tíos) cuidan al bebé.

Quizá estés demasiado ocupada en la transición de mujer a madre para ponerte en primer lugar, pero esta lista puede ser un importante recordatorio para ti y una vez que te adaptes a tu nuevo rol, te sentirás lista para volver a ser tú.

Recuperarse del parto toma tiempo, es un proceso que te sacude a nivel físico y emocional. Confía en que las cosas serán más fáciles a medida que pasa el tiempo y busca ayuda profesional si lo consideras necesario. Consulta el catálogo de MIMI para que conozcas los productos perfectos para el cuidado de tu bebé.

 

4 tips para estar tranquila en el postparto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar

Ingresar

Cerrar

Carrito (0)

Cart is empty No hay productos en tu carrito

Mimi

Por que nadie mima mejor que MIMI a tu bebe



Te informamos que usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Conoce más, leyendo nuestras Políticas de Cookies. ¿Que cookies desea que utilicemos?