¡Bienvenidos a nuestra nueva web! Envíos gratis por compras mayores a S/. 80.00
Por qué tu bebé se enferma mucho

Por qué un bebé se enferma mucho y qué hacer cuando pasa

Cuando un bebé se enferma puede que aparezcan el miedo y la incertidumbre por no saber exactamente qué hacer ante esta situación. Una de las preguntas que muchas madres y padres pueden llegar a hacerse en algún momento es por qué un bebé se enferma mucho.

Muchas de estas razones no suelen tener causas o consecuencias graves para su salud, pero sí es importante conocerlas para estar preparados ante la presenta de cualquiera de estas.

Por qué un bebé se enferma mucho

La razón principal por la que tu bebé se enferma con frecuencia es porque su sistema inmune no se encuentra completamente desarrollado, y esto lo hace más sensible al ambiente. En ese proceso en el que tu bebé se pone en contacto con nuevos virus y bacterias para su organismo, es posible que desarrolle algunos síntomas de enfermedades.

Pero no debes preocuparte, eso significa que su cuerpo está reaccionando creando los anticuerpos necesarios para que sea un niño sano y fuerte en el futuro. Para que tu bebé pueda llevar con éxito este proceso de adaptación al ambiente se recomiendan algunas cosas:

  • Que exista lactancia materna exclusiva por lo menos durante sus primeros 6 meses de vida.
  • Que a medida que pase el tiempo, tenga una alimentación balanceada y saludable.
  • Mantener siempre los espacios en los que se desenvuelva el bebé con buena higiene y limpieza.
  • Que tenga sus vacunas al día y completas.

Por qué un bebé se enferma mucho

Cuáles son las enfermedades frecuentes del bebé

Al preguntarnos por qué un bebé se enferma mucho, nos damos cuenta de las características que se presentan en la mayoría de estas enfermedades es que generan inquietud y mucho llanto en los bebés más pequeños. A continuación, veremos algunas de estas enfermedades.

Cólicos

Los cólicos son dolores en la zona abdominal que suelen ser muy agudos y varían su intensidad dependiendo del momento. Suelen ocurrir con regularidad en los bebés menores de 4 meses y es una de las razones por las que tu bebé puede tener un llanto incontrolable.

En ocasiones, los cólicos se dan porque hay problemas en el proceso de la alimentación, ya sea por nerviosismo de la madre, ansiedad del bebé en sus primeras tomas de leche o que esté succionando aire (si el biberón no es el adecuado para el tamaño de su boca).

También puede ocurrir porque el bebé presenta intolerancia a los componentes del alimento, si acaso se encuentra tomando leche de fórmula, o que la madre tenga un exceso de lácteos en su dieta y el bebé lo resienta.

¿Qué hacer?

Lo principal es procurar que el ambiente en el que se alimente al bebé esté libre de estrés y sea un lugar tranquilo, así como asegurarse de que el biberón sea del tamaño correcto y que la mamá mantenga una dieta balanceada.

Asimismo, para aliviar los cólicos una vez que ya están ahí se sugiere usar compresas de agua tibia sobre su barriguita, acompañando de masajes circulares y movimientos de sus piernas hacia arriba y hacia abajo. Repetir este proceso hasta que el bebé deje de llorar y encuentre la calma.

Diarrea y estreñimiento

En el primer mes de vida tu bebé tendrá muchas deposiciones, pero si después de este mes se comienzan a presentar más de 3 al día, acompañado de un cambio en la consistencia, entonces es posible que tu bebé esté teniendo diarrea. En muchos casos, la diarrea se da por infecciones leves en sistema gastrointestinal, pero que son fáciles de tratar.

Ahora, ¿por qué un bebé se enferma mucho del estómago? Porque también se pueden presentar complicaciones como el estreñimiento, que es exactamente lo opuesto. Aquí pasa que el bebé hace sus necesidades con menos frecuencia y su consistencia es dura, esto le genera malestar y dolor.

¿Qué hacer?

Es muy importante estar atentos al tratamiento oportuno de la diarrea porque el proceso de deshidratación ocurre muy rápido. Entre los síntomas que visibles de esto están sequedad en la boca y la piel, ánimo decaído o irritable, menor cantidad de orina en su pañal y aspecto de enfermo.

Los tratamientos en realidad se reducen a mucha ingesta de líquidos y, en el caso de estar presente la lactancia materna, darle de comer con más frecuencia. Contrario a lo que mucha gente podría pensar, la administración de medicamentos sin la debida autorización del médico sería un grave error.

En el caso del estreñimiento, el médico dará las indicaciones exactas para tratar este problema.

Diarrea y estreñimiento

Vómitos

Que tu bebé expulse un poco de alimento es completamente normal y es algo que ocurre con regularidad. Pero cuando estos se convierten vómitos, deben ser atendidos como una enfermedad.

A veces puede ocurrir como una reacción a la leche de fórmula o a una infección viral. A veces suele ocurrir que se encuentra acompañada de diarrea.

¿Qué hacer?

Para tratar los vómitos se debe estar atentos a no forzar la alimentación de alimentos sólidos, sino a tratar de mantener al bebé hidratado. El proceso de hidratación se debe hacer con soluciones orales como sueros. También se recomienda mantener la lactancia materna de ser posibles y estar atentos a los demás síntomas que puedan aparecer.

Fiebre y resfriados

Las fiebres y resfriados son muy comunes en los bebés porque el cuerpo se defiende con regularidad de los agentes externos. ¿Por qué un bebé se enferma mucho de fiebre y resfriados? Usualmente debido a los cambios de clima o a no estar vestidos adecuadamente para el invierno o el verano.

Cuando sube la temperatura del cuerpo lo más seguro es que el bebé se encuentre combatiendo una enfermedad viral o bacteriana, como podría ser alguna gripe estacional.

¿Qué hacer?

Para bajar la fiebre generalmente se usan medicamentos como el ibuprofeno o el paracetamol, pero la administración de estos solo debe hacerse bajo supervisión médica.

También muchos padres recurren a los baños de agua tibia o usando compresas frescas en el cuerpo del bebé, fomentando que temperatura corporal baje un poco. Esto con el fin de ayudar al bebé a aliviar los síntomas de pesadez que genera la fiebre o el resfriado.

Fiebre y resfriados

Recomendaciones finales

Aunque las enfermedades antes mencionadas son comunes en los bebés y niños de 1 a 3 años, hay algunos síntomas a los que se deben prestar atención porque podrían ser signos de algo un poco más delicado que debe ser atendido en una consulta médica:

  • Si el bebé o niño tiene fiebre por encima de los 38,5ºC. Algunos incluso pueden superar los 41ºC.
  • Si la fiebre es acompañada por manchas rojas en la piel (petequias).
  • Si el bebé o niño presenta vómitos constantes y pasadas las 6, 8 o 24 horas no ceden.
  • Cuando se presentan diarrea y vómito al mismo tiempo.
  • Si existe algún caso de atragantamiento y haya dificultad para respirar.
  • Cuando existen caídas o golpes en la cabeza que lleven a perder la conciencia, o que pasadas algunas horas lleven a tener vómito, fiebre o malestar general.
  • En todos los casos de enfermedad, es importante tener al bebé siempre hidratado, por lo que es recomendable siempre contar con sueros para bebé, ya que serán de gran ayuda. También se recomiendan las compresas que puedan usarse con agua fresca o tibia para aliviar cualquier otro síntoma corporal.

En conclusión, es normal para los padres preguntarse por qué un bebé se enferma mucho. Sin embargo, cuando sus condiciones de salud se vean agravadas, la acción inmediata siempre debe ser llamar al pediatra cuando las medidas que tomemos en casa no sean suficientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar

Ingresar

Cerrar

Carrito (0)

Cart is empty No hay productos en tu carrito

Mimi

Por que nadie mima mejor que MIMI a tu bebe



Te informamos que usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Conoce más, leyendo nuestras Políticas de Cookies. ¿Que cookies desea que utilicemos?